PALABRAS DEL PRESIDENTE CON MOTIVO DE CONMEMORARSE EL XXXVII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DEL COLEGIO.


La iniciativa legislativa de César Argentino Bustos y de Roberto Vez Losada que se plasmara el 6 de noviembre de 1947 en la ley 5177, instauro la colegiación legal obligatoria en la Provincia de Buenos Aires. A partir de entonces, nacieron los Colegios de Abogados con su actual caracterización de entes públicos no estatales.

La colegiación legal nació con objetivos claros y precisos, establecidos en el art. 19 de la referida ley. Alli se encuentra la “razón de ser” de la colegiación.

Producto de esa normativa y como consecuencia directa de la creación del Departamento Judicial, el 9 de diciembre de 1971 comenzaba la existencia del Colegio de Abogados de San Martín y por ello hoy celebramos su trigésimo séptimo aniversario. Nuestro Departamento Judicial y nuestro Colegio además de aquella motivación fundacional, tuvieron su razón de ser en la necesidad de acercar a la gente, el acceso a la justicia.-

Creo que en estos jóvenes 37 años, nuestro Colegio ha honrado el espíritu que concibió tanto a la colegiación legal como a su propia existencia. Hemos hecho los deberes.

Hicimos los deberes pues en el ejercicio del “gobierno de la matrícula” – una de las principales funciones delegadas por el estado provincial – hemos sido estrictos en el cumplimiento de la ley y de su reglamentación. Pregonamos que la matriculación no es un mero trámite administrativo y de hecho, fuimos inflexibles con el ejercicio de tal facultad, rechazando aquéllas solicitudes de matriculación o peticiones que no se ajustaban a los preceptos legales. Por otra parte, hemos sido el primer colegio de la provincia, que hace dos años, incorporamos un nuevo modelo de credenciales, que nos permite ejercer un mejor control de la matrícula.

Hicimos los deberes pues la defensa y asistencia jurídica de los que carecen de recursos, ha sido una prioridad de nuestro Colegio, no solo como un modo de ayudar a quienes lo necesitan, sino también para garantizar el acceso a la justicia de toda la población. En la actualidad, contamos con 5 consultorios jurídicos gratuitos, ubicados en las ciudades cabeceras de los municipios que conforman nuestro Departamento Judicial. En esos consultorios trabajan más de 50 profesionales que en al año en curso, han atendido mas de 6.000 consultas.

Hicimos los deberes pues consideramos a la ética en el ejercicio abogadil como un bien que debemos proteger, para preservar la dignidad de la profesión y para asegurar un debido servicio a la población. Por ello, somos celosos guardianes de las normas de ética profesional, dando intervención al Tribunal de Disciplina en todos los casos que corresponde. Vaya mi reconocimiento hacia todos los miembros de ese Tribunal, que desinteresadamente asumen la importante y difícil labor de juzgar a los colegas.

Hicimos los deberes pues contamos con una biblioteca pública abierta a toda la comunidad, la que está dotada de una importante cantidad de volúmenes que pueden ser consultados en su sede. Tambien inauguramos la biblioteca circulante, para que nuestros matriculados puedan retirar libros y consultarlos en sus estudios. Somos concientes que el espacio físico de nuestra biblioteca ya resulta insuficiente y por eso, en la ampliación de nuestra sede que construiremos en la inmuebles recientemente adquiridos, tendrá un lugar de privilegio.

Hicimos los deberes manteniendo una inclaudicable postura de defensa de la democracia, del estado de derecho y de las instituciones republicanas, deunciando todas las irregularidades y deficiencias que se advirtieron en el funcionamiento de los organismos públicos.

Hicimos los deberes, pues hemos vigorizado la actividad académica, impulsando el trabajo de cada uno de sus institutos. En los dos ultimos años hemos incrementado notablemente la cantidad de cursos y conferencias, todos ellos gratuitos. En ese marco, nuestros Institutos de Derecho Penal y de Procesal Penal, han tenido una gravitante actuación siendo órganos de consulta del Colegio de la Provincia, en todo lo atinente a la reforma procesal penal.

Hicimos los deberes asistiendo y defendiendo – a través de la Comisión de Administración de Justicia – a todos los colegas que se han acercado, denunciando dificultades en el ejercicio profesional y hemos ejercido todas las acciones a nuestro alcance, para colaborar en la concreción de un mejor servicio de justicia.

Hicimos los deberes defendiendo nuestro trabajo profesional, reclamando ante todas las autoridades pertinentes, cuando el servicio de justicia se vio interrumpido por las huelgas del personal. También los hicimos reclamando por todas y cada una de las pequeñas obstrucciones que nos perjudican en nuestro trabajo diario.

Hicimos los deberes defendiendo nuestras incumbencias profesionales, trabajando en todos los foros, en mancomunión con nuestro colegio provincial, para que la mediación obligatoria sea ejercida exclusivamente por abogados. Ojalá mañana nuestra Cámara de Diputados convierta en ley el proyecto que ya cuenta con media sanción, concluyendo así, con un lucha que ya lleva muchos años.

Hicimos los deberes brindando a nuestros matriculados una mesa de entradas virtual y tres salas de profesionales dotadas de todos los elementos necesarios para el ejercicio profesional.

Hicimos los deberes siendo austeros en la administración de nuestros recursos, lo que nos ha permitido adquirir – sin ningún tipo de endeudamiento – dos nuevos inmuebles para asegurar la cobertura de nuestras necesidades futuras.

Hicimos los deberes entre TODOS: los Presidentes que me precedieron, los miembros de todos los Consejos Directivos, los miembros de los Tribunales de Disciplina, los Secretarios Académicos, los Directores y miembros de Institutos y Comisiones, los Directores y colaboradores del consultorio juridico gratuito, todos los colegas matriculados y todo el personal de la Institución.

Hoy tenemos la suerte de contar con algunos de los precursores de nuestro Colegio que reciben su reconocimiento por el ejercicio profesional durante 35 años y 25 años. Estos colegas han dedicado su vida útil a la abogacía, a defender y reclamar por los derechos de los otros; a bregar por obtener justicia para sus defendidos, en definitiva, han luchado por construir una sociedad más justa.

Y de allí, que merezcan todo nuestro reconocimiento.

Hicimos los deberes y tenemos que seguir haciéndolos entre todos. Por ello, los invito a todos a seguir participando en la construcción de esta atalaya, que es la Casa del Abogado, y que siempre estará al servicio de la Constitución, del estado de derecho y de los que necesiten reclamar justicia.

FELIZ ANIVERSARIO.-

4754-2139 administracion@casm.org.ar