DERECHO PENAL.- HOMICIDIO CULPOSO. ENFERMERA QUE SUMINISTRO MEDICACIÓN EN CONTRA DE LAS INDICACIONES MÉDICAS.- GROSERA VIOLACIÓN AL DEBER DE CUIDADO QUE LE IMPONE LA NORMATIVA REGULATORIA DE SU ACTIVIDAD.-
(LEY 12245, REGULATORIA DEL EJERCICIO DE LA ENFERMERÍA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES).- M., C. E. M. S/ RECURSO DE CASACIÓN".- TRIBUNAL DE CASACION DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES - SALA III.- 20-09-2007


A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, sede de la Sala III del Tribunal de Casación Penal, a los 20 días del mes de septiembre de dos mil siete se reúnen en Acuerdo Ordinario los señores jueces doctores Víctor Horacio Violini y Ricardo Borinsky, con la presidencia del primero de los nombrados (art. 47 y 48 de la ley 5827)), a los efectos de resolver la causa Nº 6290 (registro de Presidencia Nº 23.227) caratulada "M., C. E. M. s/ recurso de casación", conforme al siguiente orden de votación: BORINSKY - VIOLINI.//-

A N T E C E D E N T E S

El Tribunal en lo Criminal Nº 1 del Departamento Judicial Azul -en lo que interesa destacar- condenó a C. E. M. M. a un año de prisión, de ejecución condicional, e inhabilitación especial para desempeñarse como enfermera por el lapso de cinco años, con costas, por encontrarla autora responsable del delito de homicidio culposo en los términos del art. 84 del Código Penal (fs. 16/17 vta.).-

El señor defensor particular de la procesada interpuso recurso de casación (fs. 31/42 vta.) tachando de arbitraria la sentencia impugnada, ya que -a su entender- el juzgador habría efectuado un "recorte fáctico" alterando la descripción jurídica de los hechos e impidiendo que su asistida discuta otras circunstancias que rodearon a la conducta que se le imputa, afectándose así su derecho de defensa. En apoyo de su postura, sostiene que la acusación adoptó lo que denomina "la doctrina del menor esfuerzo, inspirada en cortar el hilo por lo más delgado", omitiendo indagar la posible participación de otras personas en la serie de eventos que tuvieron como corolario el deceso de la víctima. Afirma que la droga inyectada al paciente B. habría sido introducida por error en el lugar destinado a su administración por la enfermera B., sobre la cual intenta ahora hacer caer todo el peso de la imputación para así desincriminar a su pupila.-

Concedido el recurso por el "a quo" (fs. 43) y radicado en la Sala con debida comunicación a las partes (fs. 49 y sigts.), la Fiscal Adjunta ante este Tribunal postuló su rechazo (fs. 50 y vta.) por considerar ajustado a derecho el fallo apelado, tanto en la valoración de las probanzas que se invocan como en la determinación de la autoría responsable de la imputada y la calificación legal del hecho investigado.-

Así, el Tribunal se encuentra en condiciones de resolver, decidiendo plantear y votar las siguientes

C U E S T I O N E S:

1º) ¿Es admisible el recurso de casación interpuesto?
En caso afirmativo:
2º) ¿Debe hacerse lugar al ofrecimiento de prueba?
3º) ¿Es procedente el recurso en tratamiento?
4º) ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

V O T A C I Ó N

A la primera cuestión planteada, el señor Juez doctor Borinsky dijo:

El recurso satisface los requisitos de tiempo y forma, la parte se encuentra legitimada para recurrir y la sentencia objeto del recurso es definitiva correspondiendo, en consecuencia, declarar admisible el presente recurso de casación (artículos 448, 450, 451, 454 inc. 1º, 464 inc. 3º y 465 del Código Procesal Penal).-
Voto por la afirmativa.-

A la primera cuestión planteada, el señor Juez doctor Violini dijo:

Adhiero, por los mismos fundamentos, al voto del doctor Borinsky, y a esta primera cuestión planteada también me pronuncio por la afirmativa.-

A la segunda cuestión planteada, el señor Juez doctor Borinsky dijo:

Con cita del art. 457 del C.P.P., la defensa ofrece prueba "que tienda a la comprobación de aquellos extremos que no surgen en forma particular de la sentencia recurrida" (fs. 42) solicitando que presten declaración J. A. B., S. M. M. y la propia imputada.-

Pero esta solicitud no () puede tener favorable acogida ya que -a la luz de las disposiciones de la norma en que apoya su pedido y sin perjuicio de otras consideraciones que pudieran formularse- la parte no logra evidenciar mínimamente la pertinencia y utilidad de reeditar ante esta sede las declaraciones que enuncia.-
Voto por la negativa.-

A la segunda cuestión planteada, el señor Juez doctor Violini dijo:

Adhiero, por los mismos fundamentos, al voto del doctor Borinsky, y a esta segunda cuestión planteada también me pronuncio por la negativa.-

A la tercera cuestión planteada, el señor Juez doctor Borinsky dijo:

1. No sin antes hacer notar que el recurso roza con la insuficiencia al no citar con la especificidad requerida por el artículo 451 del Código Procesal Penal las disposiciones legales que se consideran no observadas o erróneamente aplicadas abordaré, de todos modos, los agravios de la parte.-

2. Tal como se reseñara brevemente más arriba, la defensa intenta demostrar que la enfermera B. fue quien colocó equivocadamente la droga que contenía dipirona (fármaco al que era alérgico la víctima) en la mesa en que se trasladaba la medicación que debía suministrarse a cada paciente.-

Así, intenta poner en cabeza de aquella toda la responsabilidad por la serie de sucesos que se desencadenaron con posterioridad a la administración de dicho específico al paciente B. y que llevaron a su deceso, invocando la colaboración, división de tareas y confianza que debe existir entre compañeros de trabajo.-

3. Adelanto que a los efectos de la subsunción típica del hecho, resultan irrelevantes las argumentaciones -sugestivamente tardías- con las que el esforzado recurrente intenta conmover los sólidos fundamentos en que se apoya el razonamiento del sentenciante, que no evidencia fisuras a tenor del art. 210 del ceremonial.-

La defensa impugna lo que denomina "autoría responsable" de la imputada pero asimilando incorrectamente ambos términos, ya que en realidad admite expresamente que M. inyectó una ampolla de Buscapina compuesta (que contiene dipirona) al paciente B. (llega a describirla como "brazo ejecutor", ver fs. 36 y vta.).-

No se encuentra discutido en autos que la prescripción médica a la que debía ajustarse la enfermera en cuestión y que se encontraba a su vista indicaba la administración de Buscapina simple, medicamento que no incorpora en su fórmula el químico al que era alérgico B. según constaba expresamente en su historia clínica (no interesa, a los efectos del presente, el lugar de la misma donde se encontraba consignado, dado que dicho documento es un conjunto de datos que no pueden parcelarse).-

También llega firme a esta instancia que M. es enfermera profesional, que B. era auxiliar de enfermería y que la víctima sufrió concomitantemente un shock anafiláctico -provocado por la administración de dipirona- que irremediablemente le condujo a la muerte por paro cardiorrespiratorio.-

4. Es doctrina de esta Sala (causa N° 2060, "Zapata, Luis Roberto s/recurso de casación", sent. del 24-IV-2003;; cit. en causa 2652, sent. del 21-VIII-2004, entre otras) que, en el ámbito de los delitos culposos, la acción se caracteriza porque es causa eficiente del resultado típicamente relevante, mediante la creación o aumento del peligro que se ve concretado luego en aquél, a través de la violación por parte del autor de un determinado mandato de cuidado.-

Este elemento se ve complementado, en el ámbito subjetivo, con la previsibilidad por el sujeto activo de que el curso dado a los hechos a través de su conciente transgresión al deber de cuidado genera la mentada producción o elevación del riesgo y sus posibles consecuencias.-

Es decir, la esencia de los delitos imprudentes, tradicionalmente presentada en términos de "omisión del deber de cuidado", se encuentra dada por la creación de un peligro por encima del límite del riesgo permitido.-

Y bien: lo expuesto en el acápite 3. precedente es suficiente para abastecer estos recaudos, manteniéndose incólume la determinación de la responsabilidad culposa de la imputada y la consecuente calificación legal.-

No discutida la autoría material de M., la administración al paciente de una droga que no se correspondía con la prescripta en la respectiva hoja de enfermería que obraba en su poder es -al menos- una grosera violación al deber de cuidado que le impone la normativa regulatoria de su actividad, en cuanto es competencia específica del nivel profesional lo establecido en las incumbencias de los títulos habilitantes de Licenciado en Enfermería y Enfermero, estándoles permitido realizar todos los cuidados de enfermería encaminados a satisfacer las necesidades de las personas en las distintas etapas del ciclo vital, entre otros: planificar, preparar, administrar y registrar la administración de medicamentos por la vía enteral, parenteral, mucosa, cutánea y respiratoria, natural y artificial, de acuerdo con la orden médica escrita, completa, firmada y actualizada (art. 3º, inc. 18. ap. "j", dec. 2225/01; reglamentario de la ley 12.245, regulatoria del ejercicio de la enfermería, libre o en relación de dependencia, en el ámbito de la provincia de Buenos Aires -el subrayado me pertenece-.-

A mayor abundamiento: la normativa citada prohíbe expresamente a los profesionales enfermeros actuar bajo relación de dependencia técnica o profesional de quienes sólo estén habilitados para ejercer la enfermería en el nivel auxiliar (art. 11 "in fine", ley 12.245).-

B. era auxiliar de enfermería: mal podía la imputada estar ciegamente a cualquier medicación que -supuestamente- habría colocado aquella para ser administrada a cada paciente (correctamente descripta, como se dijera, en la respectiva planilla indicativa).-

Por el contrario era M. la obligada a vigilar a la auxiliar, tratándose como se trataba de una división vertical de la tarea, donde el reproche de una carencia de cuidado sólo puede ser desvirtuado por medio de la correspondiente selección, indicación, vigilancia e instrucción de los auxiliares.-

Pero este no es el caso, ya que de la base fáctica surge sin ambages que no se trató de una tarea que la imputada transfiriera a la auxiliar de enfermería, ya que fue ella quien inyectó una medicación en contra de las indicaciones médicas, con efecto mortal; y por estos fundamentos el motivo levantado contra la condena es improcedente (artículos 84 del Código Penal; 210, 448, 451 y 465 del Código Procesal Penal). Nada más sobre el punto.-

Lo expuesto me exime de toda otra consideración sobre los agravios de la parte, imponiendo el rechazo del recurso dentro de los límites en que excitara la competencia revisora de este Tribunal, retribuyendo el trabajo proporcional en esta Sede en un 30% de la suma fijada en la sentencia (artículo 28 "in fine" del Decreto 8904/77)
Voto por la negativa.-

A la tercera cuestión planteada, el señor Juez doctor Violini dijo:

Adhiero, por los mismos fundamentos, al voto del doctor Borinsky y a esta tercera cuestión también me pronuncio por la negativa.-

A la cuarta cuestión planteada, el señor Juez doctor Borinsky dijo:

Tal como han quedado resueltas las cuestiones precedentes, corresponde y así lo propongo al Acuerdo:
1. Declarar admisible el recurso de casación interpuesto a fs. 31/42 vta.-
2. No hacer lugar al ofrecimiento de prueba intentado.-
3. Rechazar, por improcedente, el recurso en tratamiento, con costas.-
4. Regular los honorarios profesionales del doctor Esteban Rolando Hess por la labor desarrollada ante esta instancia, en un 30% de la suma fijada en la sentencia recurrida.-
Rigen los artículos 84 del Código Penal; 210, 373, 448, 451, 457, 464, 465, 530 y 531 del Código Procesal Penal; 28 "in fine" del Decreto 8904/77.-
Así lo voto.-

A la cuarta cuestión planteada, el señor Juez doctor Violini dijo:

Adhiero, por sus fundamentos, al voto del doctor Borinsky.-

Con lo que se dio por terminado el Acuerdo, dictándose la siguiente

S E N T E N C I A

1. DECLARAR ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto a fs. 31/42 vta.-
2. NO HACER LUGAR al ofrecimiento de prueba intentado.-
3. RECHAZAR, por improcedente, el recurso en tratamiento, con costas.-
4.- REGULAR LOS HONORARIOS PROFESIONALES del doctor Esteban Rolando Hess por la labor desarrollada ante esta instancia, en un 30% de la suma fijada en la sentencia recurrida.-
Rigen los artículos 84 del Código Penal; 210, 373, 448, 451, 457, 464, 465, 530 y 531 del Código Procesal Penal;; 28 "in fine" del Decreto 8904/77.-
Regístrese, notifíquese y, oportunamente, archívese.//-

Dr. Víctor Horacio Violini - Dr. Ricardo Borinsky